Una depuradora ha de estar bien diseñada y explotada. Ello supone unos costes que deben ser repercutidos a los usuarios finales.