Por distintos motivos económicos y administrativos, las instalaciones de depuración son abandonadas. Esto conlleva el deterioro acelerado de las mismas.