Cuando el mantenimiento y explotación de las instalaciones no es el adecuado, la ruina de éstas es inevitable.