El mal diseño de los sistemas de depuración trae como consecuencia el deterioro prematuro de las instalaciones.